En REHABILITACIONES LEGO, empresa dedicada a la  Rehabilitación de Edificios y Reformas Integrales, ofrecemos un amplio abanico de trabajos a realizar además de proporcionar asesoramiento sobre decoración y consejos útiles y factibles a la hora de afrontar algún cambio estético y estructural en el hogar.

Hoy os vamos a hablar sobre 10 puntos a valorar a la hora de hacer una reforma en casa. Son 10 puntos básicos pero muy importantes.

1. Tenemos que tener en cuenta las necesidades de las personas que habiten en el hogar.

Por regla general, nos lanzamos a reformar el baño y la cocina ya que suele ser los que más desactualizado está y normalmente tienen unas instalaciones deficientes y anticuadas. Sin embargo, no siempre se piensa en lo que necesitamos todos los que convivimos.

Vamos a poner un ejemplo, una vivienda con un solo baño y cuatro miembros de familia. Mamá quiere una bañera grande para sus ratitos de relax pero ya los niños son mayores añadiendo que con un solo seno de lavabo nos quedamos cortos porque entre las cremas, maquillajes, máquinas de afeitar y espejos de aumento se nos queda muy reducida la encimera del baño. Lo más factible sería poner una placa ducha amplia y un lavabo con dos senos o incluso dos lavabos separados por un mueble de almacenaje.

 

PRIMERA FOTO

 

 

 

 

 

 

2. Calcular el precio aproximado del coste de la reforma.

Hoy día tenemos una herramienta muy valiosa en nuestro poder a la vez de asequible y que usamos día a día, INTERNET.

A través de Internet podréis utilizar un calculador de presupuestos en infinidades de páginas webs de forma gratuita y así tener una idea aproximada de a lo que os va a ascender la reforma que tenéis en mente hacer.  Hay que tener en cuenta que cada empresa tendrá un precio diferente pero siempre será aproximado, dependiendo de la calidad de los materiales y del personal que necesitéis para la reforma.

3. Calidades de la obra.

Por regla general se contacta directamente con profesionales del sector, pero si son obras menores (como por ejemplo, cambiar un mueble del baño, poner una mampara o unos puntos extras de luz) que no requieren proyecto, tal vez os decidáis a lanzaros y hacerlo vosotros.

Nuestro consejo es que aunque toméis la decisión de hacerlo por vuestros propios medios que pidáis presupuesto, ya que en ocasiones por unos euros más no vale la pena el esfuerzo, el tiempo y las posibles discusiones en pareja (siempre suele haberlas, jajaja).

Tenéis que tener en cuenta, para haceros una idea del presupuesto, qué calidades en los materiales vais a querer, qué tipo de suelo, muebles, grifería, electrodomésticos, etc. Si vais a contratar a un arquitecto, decorador o interiorista él os va a aconsejar qué es lo que mejor se puede adaptar tanto a vuestras necesidades como a vuestros gustos así como la relación espacio-obra.

4. Rodearos solo de profesionales.

¿¿Quién no conoce a algún primo de vecino, o hermano del amigo, o cuñado de su compañero de trabajo que hace “chapucillas”??

Pues se quedarán en eso, en chapuzas. A la hora de una reforma o de algún arreglo elegid siempre a un buen profesional que, os aseguro, os evitará más de un problema. Nuestro consejo es que busquéis alrededor de tres presupuestos y comparéis, quedándoos con el que más se adapte a vuestras necesidades ya que de la obra inicial que queríais a hacer probablemente varíe un poco y añadáis algo más.

5. Comparar presupuestos.

Este punto es muy importante. Comparad siempre presupuestos, preguntad si tenéis dudas, y si os lo tienen que explicar más de cinco veces, se explica y si se tiene que rehacer otras cinco, se rehace.

Si tenéis dos presupuestos que rondan los 3.000 € y uno de 1.500 € algo falla, y falla en el de 1.500 €, a esto se le denomina “Baja Temeraria”. Tal vez las calidades de los materiales sean bastante más bajas o la mano de obra sea barata y probablemente, con inexperiencia por lo que poco cualificada.

Huyeeeeeee

PUNTO 5

 

 

 

 

 

 

6. Elección del profesional.

Elegid al profesional que mejor sensación os cause, con quien hayáis empatizado más y quien os haya puesto menos impedimentos a la hora de resolver vuestras dudas y modificar los planos.

7. Firmar un contrato de obra.

Este punto es muy muy importante.

Solo con un contrato de obra tendréis las espaldas cubiertas ante cualquier imprevisto o malentendido que luego se traducen a trabajos extras por lo que el coste aumenta.

Todo debe quedar especificado tanto en el presupuesto como en el contrato, desde los metros a reformar a los materiales empleados así como la forma y fecha de pago del trabajo. Asimismo, el contrato de obra es la única garantía, junto con la factura con sus correspondientes impuestos legales, para poder resguardaros si hiciese falta ante cualquier discordancia o incluso ante los juzgados.

8. Permisos necesarios.

Cuando hablamos de permisos de obras nos tiemblan las piernas, y no sabemos por qué, cuando es un trámite muy sencillo, bastante económico y, además, obligatorio. En el ayuntamiento de vuestra localidad disponéis de la instancia para cumplimentarla y presentarla.

Cuando os la concedan solo hay que colocarla en un lugar visible así ningún vecino estará llamando a vuestra puerta cada dos por tres.

Si la obra la contratáis, normalmente la empresa se encarga de ello aumentando vuestro presupuesto en una partida destinada a tal fin.

9. Si algo no os gusta, decidlo.

Si durante el proceso de la obra hay algo que no os convence, algo que observéis que no está bien puesto o terminado DECIDLO. Es vuestra casa, es vuestro dinero, lo váis a estar viendo día tras día. Es más fácil corregirlo mientras se está realizando la reforma que una vez ya haya terminado.

10. Paciencia.

Armaros de paciencia. Aunque en el contrato se pacta un tiempo estimado para la realización de los trabajos, puede haber imprevistos que alarguen la reforma.

Tranquilos, todo llegará, aunque tarde dos días más.

Tal vez el azulejo elegido no es tan sencillo de colocar y en vez de tardar dos días tardan cinco, mejor que tarden ese tiempo y lo pongan bien a que tarden dos y te quede la pared hecha un cuadro.

Solo debéis tener en vuestra cabeza la finalidad de la reforma y en lo bonita que os va a quedar la casa cuando todo esté acabado.

PÙNTO 10

 

 

 

 

 

 

 

 

Esperamos haberos sacado de dudas y lo más importante que nos os de miedo hacer obras en casa, si estáis en buenas manos todo va a ir sobre ruedas!!!

En el siguiente post hablaremos de cómo darle luminosidad a una habitación oscura y sin entrada de luz natural. No os lo perdáis!!!

REHABILITACIONES LEGO

comercial@rehabilitacioneslego.es